portadatdlh.jpg

Los trajes de lino para hombre son una forma de mantenerse fresco, especialmente durante el clima cálido, que es el que está próximo a llegar, sino lo tienes ya encima. Su tejido ligero permite que el calor se vaya, por lo que es cómodo de llevar en tiempos calurosos, aunque podría ser inapropiado para climas más fríos.

Este tipo de trajes no son una buena opción para ir a la oficina o para nuestro negocio. Un gran inconveniente del lino es que al ser tela muy fina, se puede adherir al cuerpo debido al sudor. Sus arrugas debido a que es tan fino, también podrían ser una molestia. Pero el lino mezclado con fibras naturales tales como el algodón, ayuda a disminuir estos inconvenientes.

Pero hay personas que no suelen apreciar las ventajas de esta tela. Las arrugas, que para algunas personas pueden resultar molestas, son el verdadero encanto del lino. Gracias a ellas, no es necesario plancharlas. Además, por mucha plancha que le demos a la tela, su naturaleza es ser un poco arrugada, con que lo haremos en vano.

Cuando compramos una prenda de lino, hay que asegurarse de que encaje perfectamente (sobre todo en el cuerpo del hombre, del que tratamos el post) en nuestro cuerpo y evitar malformaciones en la ropa al llevarla puesta. A continuación os dejamos una muestra de este gran tejido, que es posible conseguirlo en las tiendas de ropa o en tiendas especializadas.

  • Fig1TDLH

  • Fig2TDLH

  • Fig3TDLH

  • Fig4TDLH

  • Fig5TDLH